EL CORONAVIRUS EN LA JUSTICIA DESNUDA LA EMERGENCIA

  • Y la emergencia potencia los riesgos.
    In
    Mar 12, 2020
    No es un tema para tomarse a la ligera. La mayoría de las dependencias judiciales no cuenta con los mínimos elementos de higiene. Hablamos de varias personas que deben desempeñarse juntas, en espacios reducidos -incluso hasta sin ventilación-. Ambientes propicios para el contagio y propagación del virus, donde los aseos resultan insuficientes, sin productos desinfectantes como lavandina. Desprovisión de papel higiénico, jabón líquido o alcohol en gel. Faltantes que generan alarma y desnudan una emergencia que pone en riesgo la salud y la vida de las y los judiciales, abogados/as, justiciables y público en general.

    Ante el avance de una pandemia de estas características, que requerirá del aislamiento, deberíamos contar con un sistema de gestión judicial capaz de habilitar el trabajo desde una posición remota, saldar todo tipo de audiencias por videoconferencias, etc.

    Justamente las dos áreas donde la emergencia judicial fue declarada por el Consejo de la Magistratura: informática y edilicia. Pero las discusiones presupuestarias no pasaron de la chicana y hoy nos encontramos ante la posibilidad de una real parálisis del poder judicial.

    El Departamento de Medicina Preventiva y Laboral se ha puesto a disposición para evacuar cualquier consulta referida al coronavirus (al 011 4130-6459), así como desde nuestro gremio hemos difundido en soporte digital y papel todas las medidas de prevención del Ministerio de Salud y la OMS. No obstante, son tareas meramente paliativas que requieren de una discusión de fondo: la responsabilidad que genera esta emergencia no se agota con su declaración.

    Por eso, es necesario y vital poner en marcha un PLAN ESTRATÉGICO con todos los sectores involucrados, tal como hemos solicitado en reiteradas oportunidades.

    A la Justicia debe tomársela en serio. A las y los trabajadores, también.

    COMISIÓN DIRECTIVA NACIONAL

  • todos.jpg