La UEJN dice NO a la desfederalización de la ley de estupefacientes en Santa Fe

  • In
    Mayo 03, 2018
    Ante lo expresado por el Señor Gobernador de la Provincia de Santa Fe Ing. Miguel Lifschitz en su discurso de apertura de las sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa que "llegó el momento de habilitar a los jueces provinciales para perseguir el narcotráfico" y de que insistirá en el tratamiento de adhesión a la ley nacional No 26.053, queremos señalar desde la Unión de Empleados de la Justica de la Nación (UEJN) que provincializar un segmento de la ley de estupefacientes no implica sumarse a “combatir el narcotráfico”, sino asumir por parte de la provincia la persecución del narcomenudeo, que es una cosa muy distinta.

    La provincialización de la persecución del narcomenudeo implica un abordaje de la problemática relacionada con las drogas desde la represión penal, que en la práctica ha demostrado, sobradamente, que no tiene ningún beneficio ni respecto a los delitos menores que prevé la ley 23.737 ni respecto al narcotráfico y contrabando de estupefacientes.

    Al contrario, lo que ha generado estadísticamente, tomando como referencia la Provincia de Buenos Aires después de más de diez años de su implementación, es una baja muy considerable en las causas que se siguen por narcomenudeo así como las causas federales por narcotráfico. Teniendo como resultado el aumento de la población carcelaria entorpeciendo el avance de la investigación de la Justicia Federal.

    De los distintos análisis que hacen los especialistas en el tema, surge que esto es debido a distintas causas, en primer lugar refieren a una cuestión logística, ya que el narcomenudeo ocupaba más del 50% de las causas que se tramitan en el ámbito federal, es decir que si la policía y la justicia local tiene que preve- nir y combatir estos hechos, se le estaría duplicando las tareas que a diario efectúan debiendo desviar la atención de otros hechos de mayor importancia y que alarman mucho más a la sociedad.
     
    Otro aspecto a tener en cuenta es que tratándose de delitos menores, y siendo que no causan una importante alarma social, pero si produce una importante cantidad de ingresos económicos, existen más posibilidades que se den situaciones de corrupción institucional.

    Pero lo más importante y desde el punto de vista de la investigación de las causas, se destaca que la baja de la cantidad de causas importantes de narcotráfico, se produce porque el delito que se intenta reprimir, es continuo en el tiempo, tiene alta complejidad y muchas ramificaciones de personas, incluyendo en muchos casos agentes policiales que se corrompen y pasan a ser integrantes de estas organizaciones criminales sobre todo teniendo en cuenta los casos emblemáticos de público conocimiento en la Provincia de Santa Fe; y cortar esa cadena para reprimir delitos menores produce que los traficantes armen otras redes destruyendo las existentes, con lo que se debe comenzar otra vez de cero.

    Desde el punto de vista probatorio, si no se consigue probar la cadena de comercialización que es parte de la organización, las figuras más graves se desvanecen en la división siendo imposible llegar a los eslabones más altos que es lo que se intenta.

    También se da la situación de que dos o más fuerzas con competencias distintas estén investigando una misma banda al mismo tiempo con la consiguiente duplicidad de recursos que se tira a la basura. Por último seña- lan los especialistas que en muchas oportunidades hay autorización para que el estupefaciente circule por el territorio nacional para intentar llegar a descubrir el total de la banda y se vería interrumpido si en la provincia se lo detiene por la adhesión a la ley nacional 26.052 que prevé la desfederaliza- ción de la persecución penal del narcomenudeo.

    Es decir, no existe un solo argumento que pueda evaluarse como beneficioso, y las estadísticas indican claramente que no cumple con ninguno de los objetivos que se propone la ley, entonces por qué volver a insistir en medidas que sabemos que perjudican más y no producen ningún beneficio, será esta la gran pregunta que deberá hacerse a quienes insisten sistemáticamente en volver a plantear la criminalización parcializada del narcomenudeo, tal vez tengan una respuesta que convenza al mundo ya que esta propuesta de división no tiene comparación en el mundo, en todos lados donde asola el flagelo de la droga, deteriorando día a día la porción de la población más vulnerable y relegada del sistema su represión penal, siempre se aborda desde el ámbito federal en forma completa y excluyente sin división en su cadena de comercialización y tráfico.

    Dr. Julio Juan Piumato
    Secretario General UEJN

     

    Asimismo desde la Unión de Empleados de la Justica de la Nación (UEJN) queremos manifestar nuestro apoyo a nivel nacionaldel proyecto presentando recientemente en el Senado de la Nación  que busca derogar la ley de desfederalización, que lleva la firma del Senador Miguel A. Pichetto juntos a otros senadores.
     

  • todos.jpg